SATSE achaca al déficit de equipos de protección el alarmante número de sanitarios contagiados en Andalucía

27 marzo 2020

El Sindicato de Enfermería insiste en que es urgente que el Gobierno dote a los profesionales de los equipos de protección adecuados ya que, en caso contrario, convierta al personal de enfermería en un vector de contagio de la enfermedad. SATSE reclama además realizar la prueba de detección del coronavirus a todas las enfermeras y enfermeros y al resto del personal sanitario que pueda ser sospechoso de haberse contagiado.

El Sindicato de Enfermería, SATSE, en Andalucía ha achacado al déficit de equipos de protección individual (EPIs) el alarmante número de profesionales de la Sanidad andaluza contagiados por coronavirus que, según los datos hechos públicos a 25 de marzo, se elevaban a 649 contagiados, un 21,5 por ciento del total de positivos en Andalucía y sigue creciendo a diario.

De hecho, según ha detallado el Consejero de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre, a fecha 27 de marzo son ya el número de profesionales sanitarios contagiados en Andalucía asciende ya a 872, el 22,9% del total de infectados registrados por coronavirus en la comunidad andaluza, 3.793 en total. En España son 9.444 los sanitarios contagiado, el 14,7% del total.

En este sentido, el Sindicato de Enfermería denuncia que llevaba semanas reclamando los datos de números de profesionales en estudio, aislamiento o con diagnóstico positivo por Covid-19 disgregados por categorías, provincias y centros en Andalucía, una información fundamental a su juicio para analizar las causas y solventar posibles deficiencias.

Para el Sindicato de Enfermería este elevado porcentaje de contagios deja por una parte en evidencia el déficit de materiales de protección con los que están trabajando los profesionales sanitarios andaluces, como viene denunciando el sindicato, y por otra la disparidad a la hora de realizar las pruebas de detección del Covid-19, extremo este que el sindicato está investigando.

Respecto al primer punto, la falta de equipos de protección, SATSE insiste en que preciso que desde las administraciones responsables hagan todos los esfuerzos necesarios para aumentar las existencias de material de protección y diagnostico (EPI, mascarillas, test...), así como unificar los criterios de uso y distribución en todos los centros. Las personas que trabajan en los centros sanitarios no pueden estar menos protegidos que, por ejemplo, las que lo hacen en los centros comerciales o que las fuerzas de seguridad, como deja en evidencia el alto número de contagiados.

Asimismo, el Sindicato denuncia que se están dando muchas situaciones en las que el acceso y uso a estos equipos está siendo restringido y se suministra en algunos casos por debajo de las necesidades, llegando incluso a amenazarse a los profesionales con aperturas de expedientes disciplinarios por la utilización de los equipos de protección individual para prevenir contagios y/o enfermar.

De igual manera, SATSE ha recibido quejas de enfermeras y enfermeros porque en algunos centros se han reducido las situaciones en las que se administra la mascarilla a los profesionales a los momentos en los que se tenga que atender a un paciente en aislamiento protector o aéreo, una reducción de los niveles de seguridad motivada por la falta de los medios necesarios para la protección de los trabajadores. Esta situación, podría además convertir al personal de enfermería en el principal vector de transmisión de la enfermedad dentro de los propios centros, dejando a los profesionales en una situación de absoluta indefensión ante esta enfermedad elevadamente contagiosa.

La organización sindical es consciente de la situación extraordinaria por la que se está atravesando y de que hay que hacer un uso racional y eficiente de los recursos materiales con los que se dispone, pero insiste en que no se puede permitir, en ningún caso, que se ponga en riesgo la seguridad de los pacientes y ciudadanos, así como de los profesionales sanitarios, ni convertir a estos en un vector de contagio de la enfermedad. Por eso, desde SATSE se están recopilando y documentando todas estas situaciones para, llegado el momento, poder reclamar que se depuren responsabilidades.

Pruebas de detección

De otro lado, desde SATSE se insiste en que es urgente realizar la prueba de detección del coronavirus a todas las enfermeras y enfermeros y al resto del personal sanitario que pueda ser sospechoso de haberse contagiado, con especial prioridad en los servicios y áreas que forman parte del circuito habitual de los pacientes aislados y/o con sospecha de contagio.

El Sindicato de Enfermería denuncia además que ha detectado discriminación en los centros a la hora de realizar las pruebas de detección en función de la categoría laboral priorizando a unas categorías frente a otras, extremo este que está investigando el sindicato a través de las denuncias de los profesionales y ante el que no dudará en acometer acciones legales contra los gerentes que lo lleven a cabo.
Además SATSE alerta también que se está produciendo situaciones como requerir la incorporación a profesionales que están con síntomas de contagio en sus domicilios, sin ni siquiera esperar a los resultados de los test.

Por este motivo, SATSE continuará reclamando que se realicen estas pruebas a todos los profesionales con síntomas o que hayan estado en contacto con pacientes sospechosos y confirmados. De no ser así, el sindicato se reserva su derecho a realizar cuantas acciones considere oportunas para salvaguarda la salud de los profesionales.

Al respecto, el Sindicato de Enfermería finaliza subrayando que estas pruebas hay que realizarlas, tanto en los hospitales como en los centros de salud, residencias de mayores y el resto de centros sanitarios y sociosanitarios, reiterando que la seguridad de los profesionales sanitarios es esencial y prioritaria para que éstos puedan seguir combatiendo esta pandemia.