SATSE denuncia la desprotección con la que trabajan los profesionales sanitarios del Hospital de San Agustín de Linares

17 abril 2020
Enfermero lleva la mascarilla de protección necesaria contra el COVID-19

Los equipos de protección que se están usando son donados, los cuales carecen de las medidas de protección requerida. SATSE reitera la obligatoriedad que el SAS provea de EPIS a sus trabajadores y que ponga en marcha todas las medidas necesarias que garanticen la seguridad de cada uno de los profesionales.

El Sindicato de Enfermería, SATSE, en Jaén ha denunciado la desprotección de los profesionales sanitarios del Hospital de San Agustín de Linares para hacer frente al Covid-19, ya que los equipos de protección que se está facilitando al personal de este centro hospitalario están siendo los donados, careciendo los mismos de la protección requerida.

Continúa explicando SATSE que ello está ocurriendo ante la carencia que existe de equipos de protección, por lo que el personal sanitario se encuentra trabajando con material que carece de la homologación recomendada por la Unión Europea.

A ello se suma, lamenta el Sindicato, la irresponsabilidad de que se ha dado la orden de que cierto tipo de batas y monos no se tiren, sino que se laven por si llegara el momento de desabastecimiento e hiciera falta su uso, a pesar de conocer que la reutilización de este tipo de material, que está indicado para un solo uso, puede afectar al mantenimiento de las características protectoras.

Continúa exponiendo SATSE que los profesionales del Hospital de San Agustín trabajan cada día con materiales de protección diferentes, según la disponibilidad de los mismos, con la consiguiente racionalización de mascarillas FFP2 y FFP3, y desconociendo aún a día de hoy si pueden ser transmisores del covid-19 ya que aún a los trabajadores de este centro no se les han realizado los test de detección.

En esta línea, recuerda el Sindicato de Enfermería, el personal sanitario que atiende casos de infección de este virus tienen que usar para su protección la mascarilla quirúrgica o también la denominada FFP2, siempre que haya disponibilidad, y garantizando en todo momento la existencia de stoks de las mismas para las situaciones en las que su uso esté indicado de forma más priorizada.

Sin embargo, en las plantas con pacientes ingresados con Covid positivo en el Hospital de San Agustín, las mascarillas FFP2, cuya vida útil es de ocho horas, el personal las mantiene durante al menos dos días siempre que es posible, por recomendación de la dirección del propio centro.

A todo esto hay que sumarle un agravante más, denuncia el Sindicato de Enfermería, y es que la Dirección Gerencia y de Riesgos Laborales del hospital, obliga a firmar a los trabajadores un documento en el que declaran que se les está proporcionando los EPIS adecuados y homologados, cuando la realidad no es así. Medida tremendamente escandalosa, reitera SATSE, y que supone, se está haciendo para prevenir futuras demandas por parte de los trabajadores, mientras que la realidad es que muchos de ellos lo están firmando desconociendo que algunos de los EPIS utilizados no son homologados ni reutilizables.

Recuerda SATSE que las cifras de profesionales contagiados en España es de las más altas de todos los países afectados, sobrepasando el 15% de los casos totales de covid-19, lo que supone 27.600 sanitarios infectados, de los cuales 2.290 profesionales sanitarios son andaluces. De ellos, el 11% trabajan en la provincia de Jaén, lo que supone 254.

Por todo ello, desde SATSE reitera la obligatoriedad por parte del SAS de proveer de EPIS a sus trabajadores independientemente de las donaciones de la población jienense y de poner en marcha todas las medidas necesarias que garanticen la seguridad en el trabajo de cada uno de los profesionales que trabajan día a día por la salud de la población.

No hay que olvidar, finaliza el Sindicato de Enfermería, que lo primordial es garantizar la seguridad de los profesionales sanitarios y de la ciudadanía, y eso solo es posible garantizando las medidas de seguridad y los equipos de protección adecuados para combatir el Covid-19.