Ocho de cada diez enfermeras y enfermeros de Andalucía denuncian la falta de personal durante la pandemia

26 mayo 2021
Enfermeras atienden a un paciente ingresado en la UCI por COVID 19

El 87,73 por ciento de las enfermeras y enfermeros de Andalucía aseguran no tener el tiempo suficiente para prestar a los pacientes la atención y cuidados más adecuados. Siete de cada diez enfermeras y enfermeros afirman que, al acabar su turno de trabajo, les quedan pendientes labores asistenciales y de cuidados por realizar y seis de cada diez prolongan su turno de trabajo sin compensación alguna. SATSE reclama a la Junta de Andalucía que cumpla los compromisos adquiridos en la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica de nuestro país, y se refuercen las plantillas de enfermeras y enfermeros para situarnos en la media de los países de nuestro entorno.

El 83,98 por ciento de las enfermeras y enfermeros de Andalucía consideran que no ha existido el personal suficiente para prestar la atención sanitaria y cuidados más adecuados a los pacientes y la ciudadanía en general en su unidad o centro sanitario o sociosanitario durante la pandemia del Covid-19.

Así se concluye de la macroencuesta realizada por el Sindicato de Enfermería, SATSE, a enfermeras y enfermeros andaluces y que arroja nuevos resultados sobre las plantillas de estos profesionales existentes en el Servicio Andaluz de Salud desde que se inició a principios del pasado año la grave crisis sanitaria motivada por la expansión el coronavirus en nuestro país.

En concreto, el estudio realizado por el Sindicato de Enfermería en Andalucía subraya que la percepción de los propios profesionales sobre el importante déficit de falta de enfermeras y enfermeros para atender a los pacientes y al conjunto de la ciudadanía como se merecen ha aumentado en los últimos meses..

Asimismo, la encuesta señala que son ahora más las enfermeras y enfermeros que aseguran no tener el tiempo suficiente para prestar a los pacientes la atención sanitaria y cuidados más adecuados, ya que se ha pasado del 84,81 por ciento de profesionales que así lo consideraban antes de la crisis sanitaria a cerca del 90 por ciento.

De otro lado, la encuesta se ha interesado por si, al acabar su turno de trabajo, les quedan a las enfermeras y enfermeros labores pendientes aún por realizar, y los resultados son que, antes de la pandemia, el 61,53 por ciento de las enfermeras declaraban que les quedaban actuaciones asistenciales y de cuidados por acometer mientras que ahora el porcentaje se ha incrementado hasta el 68,38 por ciento.

Otra conclusión del estudio realizado por la organización sindical Andalucía es que el compromiso y entrega de las enfermeras y enfermeros con sus pacientes y sus propios compañeros y compañeras es incuestionable, ya que, sin compensación alguna, prolongan su turno de trabajo para realizar la atención sanitaria y cuidados que no han podido hacer en más del 60 por ciento de los casos. Una proporción que también ha aumentado en tiempos de pandemia, ya que antes eran el 54 por ciento los que así lo aseguraban.

Por su parte, la excesiva movilidad de las enfermeras y enfermeros en los centros sanitarios, confirmada nuevamente a través de este estudio, es un problema denunciado de manera constante por el Sindicato de Enfermería, ya que es una de las cuestiones que afectan tanto a la seguridad como a la calidad de la atención sanitaria y cuidados que se ofrecen a los pacientes y ciudadanía en su conjunto. Asimismo, es uno de los motivos que incide en los altos niveles de estrés de los profesionales.

Aunque en los últimos meses se ha agudizado esta práctica, ya antes de Andalucía denunciaban que con frecuencia eran obligadas a trasladarse de unas unidades a otras hasta casi en el 49 por ciento de casos, llegando hasta cerca del 51 por ciento en el momento actual.

Ante esta realidad, SATSE reclama a la Junta de Andalucía que cumpla los compromisos adquiridos en la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica de nuestro país, y se refuercen las plantillas de enfermeras y enfermeros en el SAS para situarnos en la media de los países de nuestro entorno.

Por último, SATSE recuerda que a finales del pasado año trasladó a la Administración andaluza un “Plan de Retorno y Estabilidad para Enfermeras y Enfermeros en el Sistema Nacional de Salud (SNS)” que evite la emigración forzosa de estos profesionales al ofrecerles unas condiciones laborales estables y dignas y que los miles de ellos y ellas que ya se encuentran en el extranjero puedan volver a su país si así lo desean.